press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/10
ESTACIONES DE TELESILLA EN SIERRA NEVADA.
 
MONACHIL (GRANADA). 2004.

El telesilla se ubica en el lateral norte de la estación de Pradollano, teniendo su origen (estación valle) en una explanada en la parte más alta de la urbanización a la cota 2.384,00 m, próximo al deposito de aguas existente en esa ladera.

El trazado lineal del telesilla sigue una dirección aproximadamente Noroeste-Sureste ascendiendo hasta la cota 2.656,35 m donde, en un remanso de la pendiente próximo al camino de ascenso al Veleta, se sitúa la estación Monte.

 

Ambas estaciones se organizan con una primera banda en contacto con el terreno construida con hormigón armado de especiales características para garantizar su durabilidad y la calidad de su terminación. Sobre este primer zócalo se disponen en ambas estaciones un prisma preciso construido con estructura metálica revestido con doble capa de panel de policarbonato blanco opal que produce una luz blanca difusa al interior y una imagen blanca-hielo al exterior.

 

La cubierta plana, tipo deck, está terminada con un sistema de impermeabilización con substrato ecológico sobre el que se plantarán especies autóctonas de plantas, fundamentalmente gramíneas, manzanilla y tomillo de la Sierra y otras especies endémicas. Similar sistema se utilizará sobre las áreas con cubierta de losa de hormigón.
Los pavimentos interiores serán también de hormigón rallado y en las particiones interiores se utilizan los paneles de madera cemento.

Las carpinterías y cerrajerías utilizan el acero galvanizado y el acero inoxidable.

 

En el diseño de ambas estaciones han prevalecido los siguientes criterios:
- Precisión tanto en la organización de usos como en la definición de la forma.
-Ajuste de las operaciones constructivas a los exigentes requerimientos de ubicación y plazos de ejecución.
-Utilización franca de los materiales con que se construye, buscando la durabilidad, la iluminación blanca difusa de los espacios interiores de las estaciones y el dialogo entre las formas prismáticas macladas, de resonancias mineralógicas o cristalográficas que propone el proyecto y el expresivo paisaje de condición geológica de Sierra Nevada.

 

De los mismos criterios generales deberemos hablar al considerar las instalaciones que se han proyectado que, de una parte atienden a las estrictas necesidades técnicas que el remonte presenta y de otra pretenden fundamentalmente a través de la iluminación- dar continuidad al ambiente blanco-opal- metáfora espacial del interior de un iglú que de forma alegórica el proyecto pretende recrear.