1/11
CENTRO HOTELERO EN SIERRA NEVADA.
(NO CONSTRUIDO)
MONACHIL (GRANADA). 2004.

Los terrenos se encuentran en la zona más alta del núcleo urbano de Sierra Nevada, dentro de un recinto de forma irregular delimitado al este y al norte por la carretera de subida al Veleta, al oeste la calle de bajada a Pradollano y en su borde sur se encuentra un depósito de agua y la ladera del río Monachil.

 

Se establece como elemento central y protagonista un gran parque  urbano, arbolado, dotado de mobiliario, pequeños equipamientos e incluso un lago donde practicar el patinaje sobre hielo. 

 

En el encuentro del parque con la ladera superior se plantea la ubicación de un edificio soterrado de gran longitud con altura de 4 plantas  y una profundidad de 15 m. Este edificio, concebido como una fisura en el terreno coincidente con la intersección de la ladera con el parque, alojaría bajo él un gran aparcamiento con distintas entradas desde la calle perimetral a través de accesos subterráneos bajo el parque. El edificio se hace visible desde el exterior sólo en su fachada larga y quebrada, de aspecto vítreo gracias al revestimiento de paneles de policarbonato. 


A excepción de su fachada el resto de la envolvente del edificio sería el propio terreno, incluida la cubierta, lo que permite niveles óptimos de aislamiento térmico y por tanto un buen rendimiento energético ayudado además por la facilidad de captación de radiación solar que su fachada permitiría.

 

La forma en planta del edificio viene sugerida por la topografía y hace referencia a las formaciones cristalinas habituales en esa zona, al tiempo que ofrece lugares exteriores protegidos del viento. La organización en peine, con estancias en fachada y acceso trasero, garantiza soleamiento y vistas a todas las habitaciones.

 

La entrada, salida y distribución de instalaciones se sitúa a lo largo del muro trasero del edificio.
El acceso a las habitaciones se resuelve en una amplia galería que recorre el edificio en toda su longitud, dicha galería se asoma sobre la cubierta para permitir la iluminación y ventilación y la llegada de  los núcleos de escaleras y ascensores. 
La planta baja, ocupada por los servicios comunes del hotel y por áreas comerciales, se extiende hacia la galería, abriendo la posibilidad de colonizarla y convertirla en una calle interior. 
Bajo el edificio se extiende un aparcamiento subterráneo en varias plantas, con accesos desde la calle perimetral y túneles bajo el parque.