1/9
EDIFICIO ADMINISTRATIVO PARA LA CONCEJALÍA DE HACIENDA DEL AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA.
CONCURSO (NO CONSTRUIDO)
ALMERÍA. 2001.

LEMA: LUZ INTERIOR

La propuesta pretende crear unos espacios para el trabajo y la atención al público que sean amables, eficaces y flexibles, concebidos mediante una arquitectura estrictamente contemporánea, sabiendo que para ello ha de incorporar la sabiduría largamente decantada de la arquitectura tradicional.

La espacialidad cordial, la luz matizada y la sencillez eficaz han sido objetivos del proyecto.

Para ello se ha dispuesto de forma unitaria el conjunto de escaleras, ascensor y aseos en un lateral medianero, liberando el resto de la planta. Se posibilita con ello el uso flexible de las bandas de espacio contiguas a las dos fachadas y el área central.

Un patio abierto a la luz difusa de norte introduce una matizada iluminación natural en el interior del edificio. La posición del hueco del patio no es fija en cada planta, sino que se desplaza para atender en cada nivel a los requerimientos del programa.

Los antepechos al espacio del patio se elevan -grata lección aprendida en la librería Academic, de Alvar Aalto- creando una matizada privacidad entre los espacios de trabajo de los diferentes niveles. En planta baja, su luz y espacialidad cualifican el espacio principal de atención al público.

En los distintos niveles se desarrolla el programa requerido de forma precisa, pero también con una estructura de organización genérica y flexible que posibilitará su evolución en el tiempo.

En planta segunda el edificio se retranquea en los dos laterales dando continuidad a las alineaciones del edificio actual, manteniendo así la escala de espacio urbano en ambas calles.

El acceso principal se produce en la calle Arraez mediante una suave escalinata retranqueada y un atrio elevado que se hacen expresivos del carácter institucional del edificio.

La relación con el contexto urbano se ha pretendido cordial, de continuidad amable y a la vez expresiva de la condición contemporánea del nuevo edificio: una celosía de huecos verticales realizada con bandas de piedra caliza clara, análoga a la que utilizan las edificaciones vecinas, colocadas sobre una ligera estructura metálica, se dispone sobre las fachadas limpiamente acristaladas. Esta celosía tamiza la luz y protege de la radiación solar directa a la vez que da continuidad material y de proporciones de llenos, vacíos y sombras en los planos de fachada y en el ambiente urbano.

La materialidad interior se piensa acorde a los criterios de amabilidad, durabilidad y economía utilizando el mármol de Macael en blanco en suelos y revestimientos que lo precisen y los paneles melaminados en blanco y madera de arce en los elementos móviles separadores.

Por último se proponen un conjunto de sistemas contemporáneos de ventilación, activos y pasivos, herederos de una larga tradición de aprovechamiento de los espacios frescos o cálidos y de las virtudes térmicas de los patios interiores, que producen una probada mejora de la eficacia energética del edificio.