1/6
REHABILITACIÓN DEL HOSPITAL MILITAR PARA SEDE DE LA ESCUELA DE ARQUITECTURA DE GRANADA
martínezysoler + jiménez-brasa + Carlos Ferrater. CONCURSO (NO CONSTRUIDO). 
GRANADA. 1998

El conjunto de espacios y edificaciones que conforman el antiguo Hospital Militar y Casa Palacio del Almirante de Aragón son el resultado de un tejer y destejer arquitectura a lo largo de casi cinco siglos. Un nuevo episodio de este proceso se propone con la ubicación en ellos de la Escuela de Arquitectura de Granada.
La propuesta aborda esta nueva situación valorando el conjunto en su globalidad como material de proyecto, aceptando la posibilidad de diferentes grados de intervención desde la restauración a la obra nueva que atiendan tanto a la condición especifica de cada espacio construido como a la idea de proyecto.

LA CIUDAD: EL ATRIO.

Una primera operación proyectual se propone desde la ciudad: la creación de un nuevo espacio urbano, el atrio de la Escuela,situado en el vacío dejado al demoler las viejas edificaciones de la Calle Cuartelillo, al que se accedera desde el Campo del Príncipe mediante una escalinata, que lo eleva a la cota del patio interior.
Con esta operación se crea una inédita secuencia espacial en el nuevo acceso a la Escuela y se desvela una estructura urbana histórica desaparecida al ocupar el Hospital Militar la antigua calle de la Reja, estructura todavía observable en los planos catastrales de principios de siglo.
Los cipreses plantados lateralmente recuperan la alineación de la calle Cuartelillo y establecen con su masa vegetal relaciones visuales con otras tantas que desde el Carmen de la Fundación Rodríguez Acosta hasta el Campo del Príncipe emergen del fragmentado caserío de los barrios del Mauror, la Antequeruela y el propio Realejo.

LA LUZ: EL PATIO.

Una segunda operación proyectual tiene que ver con la sección: se propone crear un espacio interior vacío que tenga un carácter integrador del conjunto, y que desarrolle, en continuidad hacia los patios históricos, la secuencia espacial iniciada en el atrio. Es un espacio en el que se concentran las intenciones del proyecto.
Se concibe como un gran patio que emerge entre las edificaciones existentes en el que la luz natural será argumento esencial de la percepción del espacio. Unos lucernarios de construcción ligera que incorporan en su estructura parasoles, matizarán las cualidades de la luz cenital. La luz rasante del Sur que se filtrará desde el atrio, o la luz de sombra, más misteriosa y escondida al fondo de los patios históricos serán otras presencias de la luz que dibujaran en claro oscuro contornos y secuencias espaciales.

LA HISTORIA: EL MURO.

El gran muro de trazado oblicuo, fachada histórica de la Casa Nazarí y del Palacio en este lateral, será protagonista visual del patio. Se propone su consolidación y restauración evidenciando las huellas que en su construcción ha ido depositando la historia. Su textura estará pues constituida a retazos de posibles diferentes estructuras de fábrica, cajones de tapial, dinteles o huecos cegados, todos ellos componiendo el gran lienzo mural de la presencia construida de la historia en este espacio.
Un recorrido ascendente discurre a través del muro desvelando su nuevo sentido, permeabilizándolo y proporcionando inéditas visualizaciones del patio y transparencias de luz.