1
1

press to zoom
2
2

press to zoom
9
9

press to zoom
1
1

press to zoom
1/9
ESPACIO FRENTE AL MAR. DOTACIÓN DE UN NUEVO ESPACIO CULTURAL JUNTO AL AUDITORIO MUNICIPAL MAESTRO PADILLA.
CONCURSO. (NO CONSTRUIDO). 
ALMERÍA. 2019

Entendemos el “Espacio frente al Mar” que establece el concurso como resultado de una propuesta de orden de la que el Auditorio y la nueva edificación  forman parte, junto con la reordenación de los espacios libres de la parcela dotacional y aledaños. Todo ello con el objetivo de  resolver la relación visual y funcional del lugar con el Paseo Marítimo y de ofrecer una nueva fachada frente al mar que represente el carácter público, social y cultural del lugar, en una clave contemporánea. La estrategia de la propuesta contrapone la ligereza y transparencia de una nueva edificación a la masividad del auditorio, situándolo en una posición no tan predominante y más matizado visualmente mediante la presencia preponderante de la vegetación frente al vacío desolado actual.

 

Al mismo tiempo el sol, omnipresente en Almería, se convierte en aliado del proyecto, que gracias a la tecnología actual convertirá su energía luminosa en electricidad, aportando no solo la necesaria al equipamiento, sino también excedentes a la red municipal. Esta capacidad se hace posible mediante un dispositivo de vidrio fotovoltaico de grandes dimensiones que formaliza una nueva fachada frente al mar en diálogo con el horizonte y constituyéndose como la principal seña de identidad de la intervención.

 

La estoa que se propone, heredera de la arquitectura clásica mediterránea, es un artefacto acristalado que da unidad al conjunto edificado y presenta una nueva fachada contemporánea hacia el mar, situando al auditorio en un plano visual matizado, filtrado por los reflejos del horizonte marino y la ciudad que producirá plano de vidrio, al tiempo que ofrece un gran umbral de acogida, espacio público protegido del sol idóneo para la vida social,   pantalla acristalada con paneles de vidrio amorfo fotovoltaico con diferentes grados de transparencia, que al tiempo que convierten la energía solar en electricidad, dejan entrever, entre reflejos y transparencias, el auditorio y el nuevo edificio. Sus dimensiones son 85 m. de longitud por 19,60 m. de altura estando soportado por una estructura de perfiles de acero galvanizado anclada a los edificios en sus fachadas a sur.

 

La intervención abarca la totalidad de la parcela dotacional y se extiende hacia el sur, planteando la transformación de la calle Alfredo Kraus en un gran espacio público frente al mar, lugar de acogida y encuentro, atrio del equipamiento escénico-musical y con capacidad para actividades culturales diversas, en continuidad con la zona verde contigua. Este espacio público se concibe entonces como un ante la fachada unitaria del nuevo conjunto, entendida y proyectada como un . El conjunto de los espacios libres entorno a los edificios se proyectan como un gran palmeral que acoge en su interior una diversidad de pequeños recintos de diferente dimensión y proporción, entre los que se incluye el espacio escénico “recinto de verano”. Este nuevo gran palmeral con unos quinientos ejemplares de diverso porte y altura de palmera Washingtonia Filifera (más resistente al ataque del escarabajo picudo) que evocarán un origen y crecimiento espontáneo, creará una atmosfera espacial entorno a los edificios más amable y cordial por sombreada, cualificada por la presencia de la vegetación, así mismo producirá una nueva visualidad urbana cuya composición más azarosa y liviana constituirá un contrapunto a la sobriedad y austeridad formal de la edificación del auditorio existente. En la parcela contigua a norte se propone un aparcamiento para 180 vehículos que podría ampliarse en caso necesario. Las intervenciones propuestas fuera de la parcela dotacional se hacen a nivel de sugerencia, necesitando una partida presupuestaria complementaria.

 

El nuevo edificio se sitúa junto al auditorio, ocupándose así la parte central de la parcela. El conjunto queda unido por una gran pantalla porticada (la Stoa) que lo cierra por el lado sur. A ambos lados del conjunto edificado se proyectan palmerales que acogen áreas de estancia de diversa dimensión y proporción, que filtran los rayos del sol y tamizan la presencia del auditorio. En la nueva ordenación el Auditorio pierde su condición exenta y su carácter monumental se atenúa, al ser visible solo parcialmente y con el velo de la irregular masa de vegetación.