press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/8
CENTRO FEDERICO GARCÍA LORCA.
CONCURSO (NO CONSTRUIDO). 
GRANADA. 2004.

El conjunto de parcelas que se agregan para construir el Centro Federico García Lorca se sitúan en el borde de lo que fue el recinto urbano medieval de Granada. En las trazas del solar y en las parcelas próximas aún quedan ecos de aquella estructura urbana islámica compuesta fundamentalmente por grandes e irregulares parcelas penetradas por estrechos adarves. La amplitud y el carácter del programa propuesto sugieren una ocupación intensa de las parcelas disponibles.

En esta situación el proyecto propone:

 

1º Disponer los usos más representativos y de mayor afluencia en los niveles de planta baja, planta superior (+1) y planta inferior (-1) dándoles continuidad espacial y de actividad.

2º Producir sobre la parcela dos incisiones -o adarves- en la orientación y en continuidad con las fachadas de la Plaza de la Romanilla, que estructuran el programa mediante vacíos que introducen la luz reflejada hasta los niveles inferiores del Centro.

3º Asomar el nuevo edificio a la Plaza de la Romanilla mediante una pieza que escorza la mirada a la sobrecogedora presencia de la torre y las fábricas de la catedral y crea un umbral en el acceso, cuya transparencia permite una amplia visión del interior del edificio que hace que la actividad del Centro forme parte de la vida cotidiana de la ciudad.

4º Ajustar los limites del edificio en los niveles inferiores a la traza quebrada y azarosa de los adarves y medianerías, aflorando entre el paisaje de cubiertas con una forma precisa expresiva de la significación urbana del Centro.

5º Construir la envolvente exterior –fachadas y cubierta- del nuevo edificio con  Piedra de Santa Pudia, piedra caliza utilizada en las fábricas de la Catedral. Esta piedra se adentrará en las fachadas opacas de los adarves, reflejando al interior una luz indirecta que se quiere calida y amable.
 
Una última mirada a las operaciones que el proyecto propone quisiera verlas como un esfuerzo por hacer contemporáneo, abstracto y expresivo un proceso urbano que de forma continua ha colonizado aquel lugar desde hace más de diez siglos.